Navidades solidarias

por | 14 noviembre, 2014

Queda poco más de un mes para que lleguen las festividades navideñas, las fiestas más celebradas por los más pequeños. Pero por desgracia, no todos pueden disfrutarla de la misma manera. Debido a la terrible coyuntura económica,nos encontramos en una situación en la que no todo niño puede disfrutar del placer de abrir un regalo.

navidad-infancia

La lucha conjunta de ONGs y jugueteras

Partiendo de esta base, no pocas son las ONG que colaboran activamente con los agentes sociales para garantizar un mínimo de ilusión a estos niños en peligro de exclusión social.

Extenso es el despliegue de jugueteras en el tejido industrial, donde coexisten las tradicionales con las digitales, uno  de los ejemplos más recientes de estas últimas sería http://www.dibutoys.com. Muchas veces son las propias jugueteras las que se implican en la iniciativa, colaborando activamente con asociaciones sin ánimo de lucro.Incluso grandes entidades, como es el caso de Unicef, poseen una línea (en el seno de su organización) de juguetes solidarios, a partir de los cuales si compramos dichos productos, la totalidad de lo recaudado es destinada a causas benéficas. Esta noticia profundiza algunos de los acuerdos de Unicef con empresas.

Un problema global

Pero claro, el problema está tanto dentro como fuera: dentro por la pronunciada crisis económica que la población española padece (extensible a muchos países de Europa) y externa por la precaria situación que se da en el Tercer Mundo, agravada recientemente por la devastadora epidemia del ébola que se ha dado en países como Liberia o Sierra Leona. Las ayudas han de partir omnidireccionalmente, tanto de manera interna como externa, haciendo posible garantizar a los niños más desfavorecidos unas Navidades dignas.

El juguete se convierte en este contexto en el gran embajador de la solidaridad, en un estandarte de que nos importa realmente lo que está sucediendo en el mundo y en nuestra realidad más próxima.

La animación comprometida con la causa

El mundo del juguete y el de la animación (tanto televisiva como cinematográfica) están íntimamente relacionados. Principalmente porque los peques desean seguir divirtiéndose con sus héroes en el terreno de juego. Las productoras y agencias de merchandising viven de esta realidad, y entienden que puede servir perfectamente de plataforma para causas solidarias.

En más de una ocasión, diferentes cadenas por todo el mundo han emitido programaciones infantiles especiales, en la que losprotagonistas de las series de los más pequeños actúan como motor de denuncia social con respecto a la deplorable situación que los niños en situación de pobreza padecen. Este artículo ejemplifica, mediante una campaña contra el cáncer en Brasil, la situación.