4 Formas de conseguir dinero para fines solidarios

por | 23 marzo, 2016

Siempre has tenido en la cabeza la idea de dedicar una parte de tu presupuesto mensual a fines sociales, pero por más que echas cuentas no te salen los números, ¿verdad? Bueno, pues hoy traemos 10 ideas para que ahorres dinero de ciertos gastos superfluos, que realmente no necesitas, y lo emplees en fines solidarios para gente que necesita tu ayuda y la de muchas personas más. Vamos allá:

Cómo conseguir dinero para fines solidarios

¿Qué gastos puedo suprimir para ayudar a terceros?

Juegos y apuestas

En lugar de jugar a la primitiva online puedes optar por emplear esos dos euros semanales en dar ayuda a terceros, ya sea a través de alguna ONG que te dé fiabilidad o a través de algún tipo de ayuda material para comedores sociales o similares.

Comida a domicilio

Admítelo, miles de veces tienes la nevera llena de comida, pero con tal de no cocinar prefieres coger el móvil y pedir comida a domicilio. Además de que se trata de comida grasa estás destinando gran parte de tu presupuesto mensual a comprar comida que no necesitas y que además te sale por un ojo de la cara.
Haz cálculos y alucina con la gran cantidad de dinero que empleas en aplicaciones como Just Eat cuando en realidad tienes comida de sobra en la nevera. ¿No sería mejor guardar ese dinero para otra cosa más importante como algún motivo solidario?

Captura

Tabaco y adicciones variadas

Sí, sí, no te saltes este párrafo. El tabaco se lleva gran parte de tu sueldo mensual y encima es malo para tu salud. Por eso creemos que es otro gasto superfluo que puedes eliminar si realmente quieres ayudar a otras personas que ni siquiera pueden llevarse un trozo de pan a la boca.
Otras adicciones que realmente no necesitas son la coca cola, el café o el azúcar. ¿Por qué no suprimirlas de la dieta y cambiarlas por unos cuantos paquetes de arroz que vendrán perfecto al comedor social de la esquina?

Gasolina

¿De verdad necesitas ir en coche al supermercado que está a dos manzanas? Coge el carro y arrástralo hasta la tienda porque el dinero que gastas en gasolina puede servir a otras personas para mantenerse con vida durante días.
Además, ir en coche a todas partes te impide caminar y al final el gran perjudicado eres tú, la que no camina nunca y se mueve a todas partes subida en el coche.
Como verás, hay muchos gastos inútiles y perjudiciales para nuestra propia salud que podemos eliminar para así tener un mayor desahogo monetario para ayudar a otras personas que de verdad lo necesitan. Merece la pena el esfuerzo para aumentar la aportación a fines solidarios, ¿no crees?